Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2020

El Vehículo en que uno se transporta

Cuando yo conozco a alguien nuevo... Veo primero el vehículo en que se transporta. Eso quiere decir algo muy fácil y muy simple —conste que no estoy hablando de su traqueteado Chevy ni de su impecable Maserati— . Sólo me refiero al estado de su físico en general y de su condición externa. Hago primero —a distancia— un barrido completo de pies a cabeza. Observo la ropa que lleva puesta. Y no precisamente para inferir si es corriente, cara, o que corresponde al último grito de la moda, que eso también cuenta. Pero si, si está planchada, arrugada; limpia, descosida, rota, un poco sucia, o de plano, en franco desaseo. Veo su cinturón, su camisa, pantalón; o blusa, vestido, falda. Me fijo en los mínimos detalles. Los botones, el doblado, la combinación, los colores; luego, accesorios: Reloj, pulsera, anillos, aretes, bisutería, cadenas —si los tiene—. Si no, no me formo un juicio. Sé que sólo son elementos que ayudan —o perjudican—, la apariencia general. Escudriño un poco más. Puede ser