Entradas

Mostrando las entradas de 2020

El Vehículo en que uno se transporta

Cuando yo conozco a alguien nuevo... Veo primero el vehículo en que se transporta. Eso quiere decir algo muy fácil y muy simple —conste que no estoy hablando de su traqueteado Chevy ni de su impecable Maserati— . Sólo me refiero al estado de su físico en general y de su condición externa. Hago primero —a distancia— un barrido completo de pies a cabeza. Observo la ropa que lleva puesta. Y no precisamente para inferir si es corriente, cara, o que corresponde al último grito de la moda, que eso también cuenta. Pero si, si está planchada, arrugada; limpia, descosida, rota, un poco sucia, o de plano, en franco desaseo. Veo su cinturón, su camisa, pantalón; o blusa, vestido, falda. Me fijo en los mínimos detalles. Los botones, el doblado, la combinación, los colores; luego, accesorios: Reloj, pulsera, anillos, aretes, bisutería, cadenas —si los tiene—. Si no, no me formo un juicio. Sé que sólo son elementos que ayudan —o perjudican—, la apariencia general. Escudriño un poco más. Puede ser

Ama a tu prójimo... Como a ti mismo

Ama a tu prójimo, como a ti mismo. Pero no digo que ames a tu padre, a tu madre, a tus hijos, ni a tu tía, ni a tu abuela, o a tus hermanos... Porque a ellos ya los amas; o al menos, los toleras. Ama al ajeno, al que te necesita, y al necesitado; pero sobre todo ama al que te ve diferente, al que te ignora, al que te molesta, al que te envidia, al que te maldice, al que te mienta la madre. Ama al ignorante, al que no comprende y al que no entiende; porque para él, quizás tú eres el que nada sabe y el que nada entiende; y pues, la vida no es una apuesta de “¿A ver quién sabe más?”; porque hasta el que no sabe, sabe; y hasta el sabelotodo ignora cosas básicas. Entiende que el amor se transmite por las palabras que salen de tu boca; pero más aún por el lenguaje que expresa tu cuerpo y tu cara. Con él descalificas, hieres, molestas, agredes o muestras indiferencia. O con él transmites calma, paz, confianza, comprensión, amor y tolerancia. Con él invitas o rechazas. Ama al que se haya pró