Entradas

Mostrando las entradas de agosto 22, 2021

Reencuentro

Amor fue la primera palabra que pronunciaron mis labios, la que abrió otra vez la puerta de tu voluntad comprometida. Siempre es la primera la que cierra o la que abre puertas, zaguanes, portones, la que brinca cercas. O aciertas o yerras. Un “Abracadabra” o un ¡Caput! definitivo. Yo que iba a saber que la clave estaba en ella. Sólo fue una casualidad que mis labios la pronunciaran con la seguridad que tiene la buena suerte. Así que aquí estamos, recomenzando una vida nueva, la continuidad de una vida usada que interrumpimos hace tiempo, por el mismo azar que tiene una palabra inadecuada en un tiempo equivocado, o una palabra mágica en el tiempo idóneo, el apropiado; porque perdonar y tratar de olvidar lleva tiempo, mucho, y los regresos, más que difíciles, son complejos. La culpa no es nuestra, tampoco de nuestros cuerpos, porque ellos querían, lo buscaban; sino del alma, porque el alma está hecha de fe, de confianza y de humildad; pero también de caprichos, de arrogancia, de

"Chingaderitas"

La vida está llena de “Chingaderitas”. Quien aprende a vivir con ellas, a tolerarlas, a saberlas llevar, ya la hizo. No digo que eso asegure su felicidad, pero de seguro les suavizará varios enojos; no digo que no les molesten, como a otros como yo que nos encabritan, que nos dejan con un nudo triple en los dos intestinos y nos echan a perder el día, si no es que la semana o el mes; pero de que ellos las saben llevar mejor que uno, las saben llevar. Esas Chingaderitas vienen en varios tamaños, colores, sabores y formas. Un buen día te deja la novia porque “ya no le lates”; otro, alguien patea tu auto porque te acercaste al suyo demasiado; una tarde un chofer al que sin querer te le atravesaste te recuerda de mala manera a tu progenitora, a tu “Jefecita”, y tú, conteniéndote, sólo le respondes: “Que Dios te bendiga”; o un lunes el contratista carpintero desaparece y te deja el trabajo sin terminar y sin regresarte tu dinero. A veces esas “Chingaderitas” marcan un cambio de rumbo en tu v