Entradas

Mostrando las entradas de febrero 16, 2020

Yo escribo

Son las dos de la mañana. Todos duermen. Yo escribo. Escribo mientras miro la luna por mi ventana. Es una luna hermosa, es luna llena. Brilla con tal intensidad que alcanza a iluminar mi mesa. La observo con detenimiento. Si yo fumara, ahora mismo encendería un cigarro con un cerillo de madera; lo haría raspando su cabecita azul sobre el costado de lija de su caja, y con esa flamilla entre azul, naranja y roja le pondría fuego jalando aire despacito; luego, estirando levemente el cuello aspiraría dos o tres bocanadas de aire impuro, pero sabroso. Pero no lo soy. En cambio, si degusto de un buen tequila; entonces bajo a la cocina y me sirvo un shot discreto de ese brebaje mexicano que ha conquistado desde hace años al mundo. Mientras subo los peldaños, entre sorbo y sorbo, pienso en la luna. En efecto, la luna encierra un conejo, lo corroboro al sentarme en mi silla al lado de la ventana. Está parado sobre sus patas traseras mirando hacia arriba; las orejas le caen un poco hacia atrás.