Entradas

Mostrando las entradas de julio 28, 2022

El chofer del Diablo

No sé cómo comencé ese trabajo, u oficio si se pudiera decir. Fue una mañana en que no cerré los ojos por estar pegado a ocho o diez botellas de alcohol de diferentes licores fuertes, discutiendo tonterías en compañía de gente de la peor calaña. Unos eran asesinos confesos, otros narcotraficantes sin escrúpulos cuando se trataba de defender un territorio o de asegurar una venta, un envío; otras, mujeres de la vida galante y hasta un enano mal hecho que tocaba un pandero. Lo cierto es que al despuntar el día, todavía con la oscuridad de la noche, me salí de esa cantina, que era más bien una escondida pocilga de mala muerte. Al cruzar el umbral trastabillé con una caja vacía de refrescos mal puesta y casi me rompo la cresta y me corto la cara con uno de los pedazos de vidrio que botaron. Por fortuna sólo me golpee el labio al morderme con los dientes y el filo de la banqueta; la sangre caliente me recordó que ya era de día, y me hizo ver que estaba completamente borracho. Al levant