Entradas

Mostrando las entradas de septiembre 12, 2021

No, no me arrepiento de nada

Mentiría si dijera que hay algo de lo cual hoy me arrepiento. No. No hay nada de lo cual pudiera yo sentir el más mínimo remordimiento. Si maté por amor, o si alguien se suicidó por mí, porque decidí no seguir ahí... Ni modo, la vida es así. El que juega, lo hace para perder o para ganar. Así que no, no hay nada de lo cual me pueda arrepentir. Ni un mar de lágrimas me hicieron cambiar, ni las suplicas más sentidas me hicieron regresar o enmendar; y si desprecié, herí y me fui; mentiría al decir que lo hice sin querer, que no fue mi intención.  Y si alguien me quiso, me amó o se enamoró. Pues... Fue bajo su cuenta y riesgo. Porque en el amor y en la pasión, no hay garantía de que alguno de los dos, se quedará. ¿Qué el amor duele? Sí, duele y arde y hace llagas y tarda en sanar. Y si amé y dejé de amar.  Y si causé amargura, llanto y dolor.. Lo siento, pero yo no soy, ni enfermero ni doctor. Si alguien pensó frecuentemente en mí, si se preguntó: ¿Qué estará haciendo hoy? Malgas

Respuesta a Poema 14 de Pablo Neruda

Respuesta a Poema 14 de Pablo Neruda La primavera hace a los cerezos, lo que tú a mi corazón de escarcha. Me floreces, me creces, me maduras, me olvidas y me matas.   Yo aún te amo. ¿Lo sabes, o lo adivinas? Fresa silvestre eres y ortiga que lastima. Mujer de los ojos de gata, entre más lejos, más falta le haces a la ventana de mi cuarto y a mis tontas sábanas.   Para leer a Neruda te quiero. Para hacerlo despacito mirándote a los ojos. Para decir Abeja blanca zumbas y para escribir los versos más tristes esta noche y los de mañana al despuntar el alba.   Cuando ya todos se hayan ido, para cuando ya haya tirado mis tristes redes al olvido, a mi lado es adonde te quiero y adonde más te necesito. Como balsa que llega sola al atracadero aún estás a tiempo de hacerlo.   Capitán de velero de escasos mares y playas, como náufragos que todavía no han perdido su barca, el mundo nos espera allende el anillo de esta bahía. Del otro lado del océ