Entradas

Mostrando las entradas de enero 16, 2021

El Hombre Rojo

Yo soy el hombre rojo. Decidí serlo desde que era un niño de seis o siete. Sucedió que un día me corté con un cuchillo la punta del meñique izquierdo y me di cuenta que por dentro era totalmente rojo. Desde entonces decidí que por siempre mi vida estaría ligada al color rojo, que me iba bien el rojo y que era el color que más me gustaba de todos. Así que mi vista, mi mirada, se atoraba en todas las cosas que fueran de ese color; ya fuera unas fresas, unas manzanas, una blusa, una bugambilia, una bicicleta, o un anuncio de la Coca Cola; y le tomé afición, cariño, a ese color distintivo. De niño conservé sólo un pañuelo en mi mochila, que era de ese mismo color; y ya de jovencito mantuve de vez en cuando una mascada roja atada a mi cuello y una cadena discreta con un dije pequeño, rojo esmeralda; pero desde que me hice independiente y que ya no tuve que dar cuenta a nadie sobre cómo vestía, he mantenido alguna prenda roja; ya sea el saco y el pantalón, uno o lo otro, o los dos; o