Entradas

Mostrando las entradas de febrero 4, 2022

Ahora cuando todos duermen...

Ahora cuando todos duermen, yo voy a aprovechar para escribir un texto bien sacado de onda, bien loco. Y no es por azar que se me vino a la cabeza. Tengo como antecedente un maltrecho árbol genealógico que incluye paranoicos, esquizofrénicos, locos culturales y bohemios que todavía deambulan por ahí como normales. También he de decir que yo me he contenido y que en “sociedad” me comporto como el más fino caballero; pero llegando a mi depa, boto los zapatos, la corbata, el traje, y voy y me despeino; me pongo unos boxers con corazones rojos que brillan en lo oscuro, una camiseta agujereada, más un mandil de Popeye para hacer más placentero el trabajo de la casa. Así que este texto insano refleja un poco de lo que soy allá “afuera”, un renombrado ingeniero que entiende bien las complicaciones del espacio, pero también retrata lo que soy en mi yo interno, lo que pasa dentro de mi cabeza, porque mis neuronas llegando al depa dan golpe de estado y se proclaman amas y señoras de todo l

Il Mio De Profundis. Parte V

Se soñador. Se vale hasta cierto grado, engañándote, creyendo que mañana el día será mejor, y esforzándote para que lo sea. Vive esa mentira consciente sin sentirte burlado y sin hacer castillos en el aire, imaginando que el sol brilla cada mañana, y que cada mañana es linda. Para que el próximo encuentro desafortunado que traiga la vida no te tire, y sólo te atonte; y tú sigas gozando cada mañana, cada tarde y cada noche, como si cada día los descubrieras. Pero tampoco vivas  “Forever”...  En un mundo de ficción, de High Tech, o de caricatura; en donde lo que parece real no es verdadero, y simplemente... no existe; alguien lo ha inventado, y se divierte como chamaco viendo como nos las arreglamos cuando él mueve por arriba, suave o brusco, los cordones. Ese mundo sólo ocurre en las novelas, en la TV, en el cine, o en los juegos de la compu ‒si eres adicto a ellos‒. Sumérgete en él, pero no te ilusiones demasiado, pues no es realidad, alguien lo hizo. Sin embargo, la ficción es nec