Entradas

Mostrando las entradas de abril 28, 2022

Yo así escribo

Alguna vez alguien dijo: Escribo para mejorar el mundo. Yo igual pongo mi granito de arena para hacer mejor este astro redondo en el que vivimos. Sin embargo, algunos creen que escribir se me da con facilidad, que me siento frente a mi laptop y ¡Abracadabra! Las palabras empiezan a fluir, bajan por mi columna y mueven unos cablecitos en mis dedos... Pero no. Lo que yo hago es preparar el ambiente, mi lugar donde escribo. Así que pongo una música suave en el estéreo, y me siento a pensar. Mucho me lo dicta la soledad. Ese estado de estarse quietecito sin hablar. Entonces miro por la ventana; luego me paro y me salgo a mi terraza a meditar y me olvido quien soy; pero me acuerdo bien de la ancianita que me vendió un cesto de tortillas hace un mes, del joven con el que platiqué antier, o del arriero y sus borregos, de esos que ahora no hay, al que me encontré cuando salí a correr. En mi mente los veo y los vuelvo a oír, hablar. Luego miro la buganvilia (aunque a mí me gusta escribir bugamb

Kizomba...

Si yo fuera a morir hoy durante esta noche, quisiera morir bailando Kizomba contigo. Quisiera despedirme de este mundo sintiendo el roce de tu cuerpo con el mío, tus manos atadas a mi cuello, tus brazos recargados en mis hombros, lo cálido de tu pecho, tu frente junto a mi mejilla. Quisiera morir sintiéndome vivo, tu vientre apretado conmigo y tus muslos rozando los míos, sintiendo tu aliento suave, tu respiración pausada, el quiebre, tu movimiento de cintura; luego, tu abrazo firme, y sentir como tu cuerpo me rodea, buscándome, como dos imanes que no pueden alejarse. Quisiera perderme en el tiempo y en el espacio, volar juntos hacia ese cielo, a ese cielo que existe porque tú bailas conmigo. Sentir que no somos dos almas separadas ni lejanas, que en la cadencia, en el tempo de la Kizomba, nos hemos vuelto uno, y nos traspasamos. Quisiera morir sabiendo que eres mía, y que yo soy tuyo; cuando en la penumbra tu cuerpo descubre al mío y cuando tus sentidos perciben lo que sienten