Entradas

Mostrando las entradas de octubre 11, 2021

Hitotada Ototake

Imagen
No lo había notado, pero hoy al salir del baño me miré en el espejo. Vi que tenía dos pies y dos manos, fuertes y sanos. Hice un recuento: dedos, muñecas, brazos, codos, antebrazos. Y comencé otra vez: dedos, pies, tobillos, pantorrillas, rodillas, piernas. Moví mis cuatro extremidades desde el más simple y pequeño movimiento. Luego mi cerebro mandó una orden, y alcé el pie izquierdo…   Luego el derecho.   Me puse a marchar encima del tapete, sin ir a ningún lado. Parecía un ejercicio tonto. El estúpido de mí — pensé—, si alguien me viera creería que estaba loco de remate. Y a ese desfile añadí el balanceo acompasado de mis brazos. Feliz, m e pregunté entonces: ¿Soy guapo? Sólo añadí: ¡Y qué &%+$*# importa! Tengo un bonito cuerpo al que parece que todo le funciona de maravilla. Y por ese simple reconocimiento, agradecí a no sé quién que está por allá arriba, por acá abajo, a la naturaleza, a mis papás, o a mí mismo, que estuviera completo, y por qué no decirlo:   Per-fec-to.