Carta de Amor

Carta de Amor

—Sin dedicatoria

 

Ir juntos

a redescubrir el infinito.

Sentir que la vida se mide

en gemes y a pasitos.

 

Descubrir

caminos en tu cuerpo

que estaban ahí...

Pero que no había visto antes.

Sentir las mismas formas,

otra vez, distintas.

 

Acostumbrarse

a la monotonía y a la cotidianeidad,

como si tuvieran destellos de novedad.

Reinventar la rueda y la línea recta

con artificiosos juegos de palabras.

 

Verte de cuando en cuando

y de siempre en siempre.

Encontrarte y dejarte ir.

 

Irme lejos como un perro vagabundo

y regresar como un gato callejero;

reconociendo el mismo plato,

la misma mesa, la misma cama.

 

Saber que no estorbas

y que no incomodas.

 

Hacerte a un lado,

sin que sea molestia.

Aplicar lo mismo para mí,

sabiendo que sí hastío

y enfado.

 

Divagar…

Construir sueños y castillos de arena

que al más leve soplo de realidades

se desmoronan como pirámides de naipes.

 

Poner piedra sobre piedra

y ensueño sobre promesa.

Dejar que pasen los años,

que caigan kilos en la panza

y arrugas en la cara.

 

Viajar juntos cada uno

por su propio lado,

por su particular vereda,

por su propio atajo;

con rumbos parecidos.

 

Construir un cielo a pedacitos.

Armar un rompecabezas que no cuadra

y al que le faltan piezas.

 

Salirse por la tangente

y entrar por la puerta opuesta.

 

Entender que no todo es perfecto,

y que la condición humana es maravillosa;

y tiene a la vez, sus bemoles.

 

Descubrir

un mundo de promesas,

en quien se halla cerca.

Reinventar el triángulo equilátero,

y sacar la segunda derivada...

de la paciencia.

 

Decirse adiós

tantas veces

y de tantas formas.

Para encontrarse

cada mañana, cada tarde

y cada noche,

en las inmediaciones.

 

Decir Te Amo.

De mil formas,

cumpliendo el requisito.

De no utilizar palabras.

 

Apagar la luz.

Correr la cobija, la sábana.

Escribir un poema de amor

que se vuelva prosa y que vaya

y diga lo que uno no puede;

lo que uno, bien a bien, no quiere.

 

Así, sin más ni más,

 

Y sin dedicatoria.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Georges Bataille. EL EROTISMO

Porque siempre voy a estar ahí

Cordura